Desde la estación clínica, el personal facultativo emite las órdenes médicas pertinentes. A partir de ese momento, y en un entorno totalmente sin papeles, el sistema controla en todo momento el estado de las órdenes, en especial su realización y validación por parte del equipo de enfermería y de planta..

Las órdenes médicas incluyen, entre otros elementos, la prescripción de medicación o la planificación de curas. Permiten definir múltiples posologías, pautas de administración, vías de administración, gestión de vademécum, observaciones e instrucciones para la correcta administración, etc.

Con objeto de agilizar y facilitar el trabajo del equipo médico, la medicación puede solicitarse en bloques que obedezcan a diversos protocolos ante un determinado diagnóstico.